Capitulo I



Book 1






La primera vez que vi tu cara

Pensé que el sol se elevó en tus ojos

Y la luna y las estrellas fueron los regalos que le diste
A la oscuridad y el cielo vacío.











Hundida en la niebla, jadeante y sofocada, mi corazón latía a un ritmo desenfrenado, semejante a una bomba a punto de estallar en cualquier instante. – ¡Papá!, por favor, por favor no me dejes- sollocé- ¡ayuda!, ¡por favor!- intente pedir socorro, pero nadie me oía. Lentamente, como si de una película se tratara, observé impotente como mi padre se rendía. – ¡No!, ¡papi! ¡Papi!- aferre su cuerpo con todas mis fuerzas, queriendo retenerlo, aquí, conmigo. Pero nada sucedió, de pronto lo supe. Todo estaba perdido.

Observe alrededor, pero ya nada conseguí ver. La espesa neblina solo revelaba ante mí las ramas de los árboles, desnutridas, ásperas y húmedas como manos esqueléticas tratando de atraparme. De repente un sonido estridente, continuo, se aproximó absorbiendo la espesa neblina, y a su paso el bosque entero. 



Desperté envuelta en llanto, completamente angustiada. Lentamente me apoyé sobre el respaldo de la cama, intentando calmarme. Una vez más ese sueño me atormentaba.
Llevé mi mano hacia mi pecho y aferré el pequeño medallón en forma de corazón que me había regalado mi padre.
Poco a poco mi mente recuperó la claridad y los sollozos comenzaron a cesar.

Miré el reloj, ya eran casi las 9 de la mañana, por lo que decidí levantarme. 
Salí de mi cuarto en busca de mis amigas, pero claro, ambas ya se habían marchado.
-Todos tienen algo que hacer excepto yo- medité. Desvíe la vista hacia el pequeño mesón que había en la sala y observé la fotografía de mis padres.
 En aquel instante lo noté, ¿Qué estaba haciendo?, nada, precisamente nada. Debía hacer algo de mi vida, ¿pero qué?... conseguir un empleo fue la mejor idea que se me ocurrió, ¿pero en que trabajaría?, volví a mirar el retrato y suspiré.

De pronto algo se encendió en mi mente- ¡Tío George!- como no lo había considerado antes, de seguro el podría ayudarme. Tendría que alistarme rápidamente para llegar pronto al periódico.
Me arreglé lo mas rápido que pude y me dirigí hacia mi habitación, abrí el armario y saque una falda, una blusa y un blazer que hacían juego y daban la impresión de “seria y elegante, pero no aburrida”.

Me observé unos instantes en el espejo mientras acomodaba mis rizos, que con la luminosidad del día se veían aun más rubios. La verdad es que aquel conjunto me sentaba bastante bien. El color azul de la blusa hacía resaltar mi pálida piel, mientras que la falda y el blazer acentuaban mi delgada y proporcionada figura.
Nuevamente le eché una mirada al reloj, ya eran cerca de las diez de la mañana, si no me apresuraba, probablemente no encontraría a George.
Me dirigí hace la pequeña sala y le escribí una nota a mis amigas;

Chicas, fui a buscar algún empleo, no se a que hora vuelva.
Deséenme suerte, las quiero.
Elizabeth.

Tomé mi bolso y salí del apartamento. Tome un taxi y en menos de quince minutos ya estaba en frente del periódico. Al entrar no pude evitar sorprenderme por todas las personas que ahí se encontraban trabajando, lo que provocó que sintiera un poco de nerviosismo.
Caminé hasta la oficina del director y toqué la puerta suavemente –Adelante- escuche decir. Entre al gran despacho y cerré la puerta a mis espaldas.
-¡Tío George!- dije con una gran sonrisa.
-¡Elizabeth, pequeña!, ¿como has estado?, ¡guau, si que has crecido! Ya no queda ningún atisbo de aquella niñita encantadora- dijo poniéndose de pie, a la vez que yo me acercaba a él para darle un gran abraso. Le observé por unos segundos y sentí como el corazón se me encogía. George era idéntico a mi padre. Traté reprimir las ganas de echarme a llorar, por lo que intenté bromear.
-Bueno, creo que tu también has crecido bastante tío…  deberías dejar de comer tanta carne eh- dije, al instante que él soltaba una gran risotada.
-Cuéntame pequeña, ¿qué te trae por aquí?
 -Tío, la verdad es que te quiero pedir un favor- le respondí algo avergonzada.
-Sabes que puedes pedirme lo que quieras Liz, recuerda que eres mi sobrina predilecta.- dijo mientras me guiñaba un ojo.
-George, ¿tienes algún tipo de trabajo que puedas darme aquí en el periódico?, sé que no tengo experiencia, pero te aseguro que aprenderé rápido. Haré lo que tú me digas.
-¡Claro que si pequeña!, veamos…que trabajo te puedo ofrecer…- medito durante algunos instantes, que para mi fueron eternos.- Serás mi nueva reportera y empezarás hoy mismo- dijo finalmente con una gran sonrisa en el rostro.
-Esta bien tío, ¿Qué quieres que haga?, estoy lista para lo que tu digas.-le respondí optimista.
-Entrevistarás a Michael Jackson.

8 comentarios:

MitsukiXD dijo...

uuuuu quedo demasiado bueno, como que te engancha para leer el segundo.
Buena historia y interesante :D

daniela dijo...

Nathy :D lov ya , remember Im ur reader number one :D <3

sinery jackson dijo...

hihihihihihih buena sigueeeeee amiga
xDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

True Jackson dijo...

orale me encanto super capitulo quedo increible buena historia

Jamike Jackson dijo...

Holaa me encanta tu webnovela yo acabo de crear una se llama heaven cant wait for love porfa pasate :)

Anónimo dijo...

Hola!!! Soy Ivonne Jackson la creadora del bloghttp://thekingofpop1958.blogspot.com/ Quería decirte que es muy lindo tú blog, desde la música hasta el fondo y ni hablar la novela es hermoso. Es realmente como sumergirse en otro mundo, transportándose a través de las palabras en la historia. Bellísimo realmente. Gracias por compartir esto tan lindo.

Anónimo dijo...

Que Buena Que Quedo...Te Felicito.

schaney dijo...

Finally I figured out how to translate absolutely love it, can't wait to read chapter 2

Publicar un comentario

Gracias por comentar :)


up