Capitulo 6





Al decir esto Michael sonrío de oreja a oreja, dejándome una vez más, sin aliento.
- Le diré a mi chofer que te recoja a eso de las ocho.-dijo alegremente.
Asentí, y luego me puse de pie.
-Entonces nos vemos luego Michael- le respondí mientras me acercaba a él para darle un beso en la mejilla. Cuando rocé su rostro con mis labios pude percibir que un leve estremecimiento recorrió su cuerpo, lo cual me hizo sonreír.
Eché a andar hacia la puerta pero el me detuvo.
-Liz, ¿vendrás verdad?- dijo mientras me inspeccionaba con la mirada.
-Claro Michael, si te lo he dicho es porque así será.- exhibí una gran sonrisa para infundirle confianza.
Esta vez fue él quien se inclinó hacia mí y besó mi mejilla, lo que por supuesto provocó que me sonrojara.
-Adiós- susurró en mi oído.
Mientras mi corazón latía desenfrenado, bajé la mirada y caminé rápidamente hacia la puerta para evitar que  notara lo colorada que estaba. Pero obviamente él era completamente consiente del efecto que causaba en mi.

Cuando llegué al periódico comencé a trabajar inmediatamente, a pesar de que nos encontrábamos en hora de almuerzo. Y es que para terminar a tiempo debía apresurarme.
La tarde se me pasó prácticamente volando, cuando me percaté de que ya era hora de salir. Aproveché el tiempo que me quedaba y fui al tocador un momento. Retoqué mi rostro y decidí soltar mi cabello, así que moldeé mis rizos. Ya no tenía tiempo para ir a casa a cambiarme de ropa, por lo que iría con el vestido que llevaba puesto. Después de todo, me quedaba bastante bien.
Cuando me disponía a salir, Eric se acercó a mí.
-Liz, ¿quieres que te lleve a tu casa?
-Gracias Eric, pero no voy hacia allá.- dije algo incomoda.
-¿Saldrás con alguien?- “Sí, saldré con Michael Jackson”-pensé
-Sí, saldré con un amigo. Discúlpame pero estoy retrasada.
-Si quieres te llevo hasta allá-
-No, gracias Eric.- dije mientras salía de la estancia. Últimamente la actitud de Eric hacia mi había cambiado y me estaba causando mucha molestia su insistencia.
Cuando estuve en el exterior del periódico, pude ver una gran limusina apostada en frente. Me acerqué tímidamente hacia allí y una de las puertas delanteras se abrió.
-Buenas tardes señorita- dijo abriéndome la puerta trasera. Era el mismo gorila que me llevó a la habitación de Michael después de la conferencia.
-Buenas tardes Bill- le respondí sonriendo.
Subí al automóvil y me quedé muda del asombro por lo amplio y lujoso que este era.
Durante todo el camino estuve hiperventilando.- ¿Qué es lo que estoy haciendo?- Seguramente terminaré enamorándome y cuando él se aburra de mi quedaré destrozada.- Esa era la pura verdad. Y es por ello que intentaría mantener mis sentimientos lo más a salvo posible. En intentar ser solo su amiga no había engaño... ¿verdad?, esa sería la única relación posible entre nosotros.

Cuando la limosina estacionó frente al hotel, bajé de ella y caminé lentamente hacia la entrada. En cuanto estuve en el recibidor, una recepcionista se acercó a mí.
-Señorita Elizabeth. El señor Jackson la espera en el salón.
-Gracias.- me limité a decir. La verdad estaba muy nerviosa y como ya era costumbre, mi estómago estaba hecho un lío de mariposas.
Nuevamente, caminé lentamente hacia el gran comedor. Le busqué con la mirada, pero no lo encontré. Hata que sentí como unas suaves manos cubrían mis ojos.
-¿Michael?- pregunté mientras retiraba sus manos y me volteaba a verle.
-Hola- dijo quitándome el aliento con su sonrisa, mientras se acercaba a mi mejilla para darme un tierno beso.-
-Hola- fue lo único que fui capaz de responder. Estaba tan, tan guapo que no pude sacarle la vista de encima. Uno de sus rizos caía graciosamente por su frente, mientras que el color rojo de su camisa hacia resaltar su piel chocolatada.
-¿Tienes frío?, estas muy helada- ¿A si, estaba helada?, ni siquiera me había percatado de ello, ya  que lo único que podía sentir en ese momento eran los latidos de mi corazón. A continuación, Michael se sacó su chaqueta y me la puso sobre los hombros, mientras yo sentía que me derretía. Me tomó de la mano y me condujo hacia la mesa más oculta del lugar. Hice ademán de sentarme, pero inmediatamente el me corrigió y como todo un caballero abrió mi asiendo, lo cual me provoco un ataque de risa.
-¿De qué te ríes?- me miró sonriendo.
-De ti- respondí aun entre risas.- Michael Jackson, resultaste ser todo un galán.
-Búrlate todo lo que quieras- dijo sacándome la lengua.
En ese momento se acercó un mozo a nuestra mesa y nos sirvió vino tinto del más exquisito que seguramente se podía encontrar, lo que realmente no me importo demasiado, ya que la sed estaba provocando estragos en mi garganta dado que prácticamente no había tomado agua en todo el día.
De esa forma comenzó la más agradable cena que haya tenido alguna vez. Michael comenzó una especie de interrogatorio, con preguntas de toda clase sobre mi vida, las cuales entre bromas y risas contesté.
-¿Liz, eres de acá?, tienes un acento algo extraño.- preguntó Michael.
-Sí, la verdad es que nací aquí, pero estuve viviendo muchos años en España porque mi padre trabajaba allá.
-¿Y por qué volviste?
-Bueno, quise comenzar mi propia vida... y me quise alejar de ese lugar.
-Eso suena como si te hubiera pasado algo malo ahí.- aseguró pensativo. No quise hacer ningún comentario sobre ello y él pareció comprenderlo.
-¿Y tu madre, no vive contigo?
-No, ella se quedó en España, porque es bailarina y ahí ella formó su propia compañía, por lo que es realmente feliz. Así que no quise molestarla al pedirle que venga conmigo. A veces, hay cosas que es mejor hacer sola ¿no?, además la paso muy bien viviendo con mis amigas.
-¿Y tu padre también está en España?
Guarde silencio por unos momentos.
-No Michael, mi padre murió.- al escuchar esto, la expresión de Michael cambió drásticamente.
-Oh linda, cuanto siento haber tocado ese tema- dijo mientras tomaba mi mano.
-No te preocupes Michael, eso ya pasó hace mucho- le respondí con una sonrisa.- Pero basta de hablar sobre mí. Toda la cena me has acribillado con preguntas, ahora es mi turno.
-Eso no es justo- dijo haciendo una mueca de tristeza- tu sabes mucho más de mi de lo que yo se de ti.
-Te equivocas. No se absolutamente nada de ti, solo conozco tu faceta como artista.
-Es cierto- sonrió.- Bueno, ¿qué es lo que quieres saber?
Y así comencé mi interrogatorio. Me contó toda clase de cosas, desde su niñez y la relación con su familia, sus penas y alegrías. Me impresionó lo abierto y sincero que era conmigo.
-¿Michael, por qué me miras tanto?, ¿tengo algo en la cara?- le pregunté preocupada, ya que él no despegaba su mirada ni un segundo de mi rostro. Rió ante mi pregunta, lo que aumentó mi preocupación aun más. Llevó su mano a mi rostro y acarició mi mentón.
-Te miro porque eres la chica más hermosa que he visto jamás.-Sentí al instante como la sangre subía a mis mejillas.- Y me encanta cuando te sonrojas, te hace ver aun más bella.
-¿Te encanta avergonzarme no?- le reproché.
-Solo digo la verdad.- dijo mirándome a los ojos.
No sabía si era el efecto que causaba su mirada en mí o tal vez el vino, pero me sentía realmente mareada. Intenté disimular y seguir con la conversación. Así la cena siguió su curso hasta que confirmé mis sospechas. Estaba borracha. Lo supe por el poco control que parecía tener al hablar y el gran sentimiento de alegría que me invadía. Sabía que no debía haber comenzado a beber con el estomago vacío, pero ya estaba hecho.
-Liz, creo que eres absolutamente intolerante al alcohol- rió Michael mientras se ponía de pie.-Ven pequeña-dijo mientras me ayudaba a levantarme.
No me percaté del momento en el que me tomó en sus brazos, llevándome cómo si de una princesa se tratara. Y para mi desgracia, siempre que me pasaba de copas, me invadía un ataque de sinceridad.
-¿A dónde me llevas Michael?
-A mi habitación- dijo mirándome divertido.
-¿Así que ese era tu plan no?- le dije mientras recorría su mejilla con mi dedo índice.
No me respondió nada, solo rió ante mi estupida suposición.
-Michael Jackson, aunque seas increíblemente sexy y guapo no lograrás nada conmigo tan fácilmente- rió aun más-. ¿No soy como las otras chicas sabes?, seguramente has tenido muchas de ese tipo.
-Cuando estás ebria eres muy divertida, ¿sabes?- dijo mientras abría la puerta de la habitación.
Cuanto más tiempo pasaba era menos conciente de lo que sucedía. Después de eso, sentí como me recostaba en la cama y me daba un beso casi imperceptible en la frente.  
De pronto ya no supe nada más y me sumergí en la inconciencia del sueño.


Comenta :)

10 comentarios:

Magalí Jackson dijo...

Que caballeroso resultó Mike ¿eh?.. Jajaj, la verdad si que eres increiblemente divertida borracha.... Y Mike tan dulce jajaja... sigue pronto adita, quiero saber que pasa al despertar!!!.... Un placer leerte... con amor...

Gipsy dijo...

todo un caballero!
aww mas hermoso el! ♥
concuerdo con Mike y Magali, muy divertida xD
q pensara cuando despierte? :P
este capitulo estuvo super tierno y lindo :)
espero la conti
saludos!

MitsukiXD dijo...

sii estuvo super bueno, y quedo muy uuuu que pasara cuando despierte,ya quiero ver el proximo :D

T a t i a n a. dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA
Me he partido de risa con este capítulo!
OMG! aluciné la escena en donde la chica esta ebria y moríiii!!!!

Qué buen capítulo! en serio, me ha encantado x'D

Síguela yaaa cielo! ya,ya,ya!
En serio, actualiza ¬¬ xDDD

safsadsad Un beso enorme!
Adiós cosa guapa!

sam_flyaway dijo...

ohohohoh esta muy genial tu nove =D =D =D ami tambien me dicen k soy muy divertida cuando me pongo asta atras jajajaja [ya me avia tardado en leerla]

Malena Malo dijo...

Mike tan caballero ♥♥ una cena con Mike wooooow ! eso debe ser como un sueño , como flotar en el aire ! ay esta novela me tiene en las nubes jejeje

Zara Nathaly dijo...

Michael jeje los dos fueron divertidos a la hora de la cena, aowe cuando Elizabeth se emboracha le da ataques de sinceridad, yo nunca me e emborrachado(sabes padres t encuentran asi) pero si tomo una copa me mareo jejeje...ay Dios cuando Elizabeth despierte como se pondra y Michael todo un Caballero y a la vez un poco picaron jejeje Me encanta, querida, Dios t bendiga, Gracias :) tkm

Capitana Amanecer dijo...

u.u que nervios, que habra pasado? :) un beso! :)

Catnip Holmes dijo...

Me siento extraña comentando hoy porque veo los demás comentarios que son de hace dos años, pero bueno, que importa.
Me esta encantando creo que así de coqueto debió de ser Michael con las chicas y me ha dado tanta ternura<3.
Creo que seguiré leyendo para ver que sucede.

Nathalie dijo...

Hola linda, gracias por leer la historia :) No importa el tiempo que haya pasado, pues la historia sigue. Me alegra mucho que te guste, un abrazo !

Publicar un comentario

Gracias por comentar :)


up