Capitulo 4







La fuerte luminosidad que entraba por la ventana terminó por despertarme. Miré el reloj y me sorprendí por lo temprano que era. Pero aun así decidí levantarme inmediatamente, ya que, a pesar de haber dormido muy poco no me sentía para nada cansada.
 Aprovechando el tiempo libre que me quedaba, alongué un poco para no perder la elasticidad que durante tantos años había trabajado gracias a la insistencia de mi madre porque fuera bailarina, como ella. Reí al recordarla. Mi loca madre, siempre cercana y alegre. Cuanto la admiraba… y es que criar a una hija sola no debe ser nada fácil, ni mucho menos, reponerse de la perdida repentina de tu ser amado. Pero así era ella, una luchadora. Hace ya un par de días que no hablaba con ella, por lo que sin falta esta noche la llamaría.
Me duché y arreglé. Esta vez me vestí menos formal, con unos jeans azul oscuro, una blusa de seda blanca y mis clásicos tacones.
Una vez ya lista para salir, me dirigí a la cocina. Ahí se encontraban Elena y Anne esperándome para desayunar y obviamente, para interrogarme.
-Hola chicas- les saludé sonriente.
-¡Ya deja los formalismos y cuéntanos!,-dijo Anne agarrándome del brazo para que me sentara-¿cómo te ha ido ayer?, por lo que veo conseguiste un trabajo.
-Sí, finalmente fui al periódico de mi tío y me puso a prueba, quizás hoy sabré si me da el empleo.-dije con una sonrisa de oreja a oreja.
-Guau... ¿y que harás en el periódico?- preguntó Anne, con la sorpresa dibujada en su rostro.
-Bueno…George dijo que me contrataría como reportera, la verdad es que me agrada la idea. De hecho, ayer hice mi primera entrevista-dije al momento que hacia un gesto de arrogancia con los hombros.
-¿Y se puede saber a quien entrevistaste, Oh gran reportera?-dijo Elena riendo.
-Prométanme que no gritaran.- dije entrecerrando los ojos. Ambas asintieron con el rostro y cuando decidí que estaban lo suficientemente tranquilas volví a hablar.
-Entrevisté a Michael Jackson-
Sabía que pasaría. Al instante que pronuncié ese nombre, ambas comenzaron a gritar.
-¡¿A MICHAEL JACKSON?!
-Sí, Michael Jackson…si no se calman me iré ahora y no les contare más.- aseguré amenazante. Y como esperé, funcionó a la perfección, ya que se callaron inmediatamente.
-Así me gusta.- sonreí.
-¿Y es tan guapo como parece?, ¡vamos Liz cuéntanos algo!
-La verdad es que es mucho, muchísimo más guapo en persona.
-¡Woo! ¡Pero que suerte tienes!- gritó Elena.
-Eso creo, pero aun no les he contado la mejor parte- dije agregándole misterio a la situación, por lo que las dos me miraron con suma atención.- La cosa es que cuando terminamos la entrevista, él me invitó a cenar.
-¿Y tú qué le dijiste, aceptaste verdad?
-Le dije que no.- al decir esto me sentí muy estupida. Le había dicho que no al hombre más perfecto que una chica puede soñar, pero aun así, tenía mis razones para haberlo echo.
-Liz, ¡¿nos estas diciendo que rechazaste a Michael Jackson?!- preguntó Elena con los ojos abiertos como platos.
-Exactamente, y no me miren como si estuviera loca. Lo hice por que seguramente él solo quería divertirse un momento conmigo, ¿o creen que Michael saldría con una simple reportera?
Ambas meditaron esta posibilidad y vi como entendían poco a poco mis motivos.
-La verdad es que tienes toda la razón Liz, es mejor que hayas dicho que no.- dijo Anne comprensivamente.
-Sí, chicas. No les negare cuanto me hubiera gustado salir con él, pero no quiero hacerme falsas ilusiones. Además en este momento lo último que quiero es enrollarme en un romance.
Miré mi reloj y ya se me estaba haciendo tarde, era increíble lo rápido que se pasaba el tiempo cuando estaba con ese par de locas.
Me despedí de las chicas y me fui hacia el periódico. Tomé un taxi, el cual llevaba la radio encendida, pero con lo distraída que era no le puse ninguna atención. Hasta que escuché su nombre. El locutor mencionaba que según una entrevista, en muy poco tiempo Michael Jackson lanzaría su nuevo disco. Inmediatamente en mi rostro se dibujo una amplia sonrisa. ¡Esa era MI entrevista!, ¡guau!, finalmente esto de ser reportera me estaba gustando.

Al entrar al periódico, todos me miraban… ¿acaso habría pasado algo?
-Hola Eric- le saludé.
-¡Liz!, me encanta esto de verte todos los días.- dijo con todo el encanto de sus bellos ojos verdes.-Por cierto, el jefe te está esperando en su despacho.
-Gracias Eric- dije dando media vuelta para dirigirme hacia la oficina de George. De seguro me daría la respuesta que estaba esperando.
Toqué la puerta y abrí lentamente.
-¡Pasa Liz!- dijo animadamente.
-Hola tío, veo que estas de muy buen humor hoy.
-¡Claro que si!- dijo ampliando su sonrisa- Siéntate pequeña.- Seguí su orden y tomé asiento. A continuación el prosiguió.-Esta mañana querida Liz, he recibido una llamada para felicitarme por mi talentosa reportera-dijo sonriendo aun más.-Han quedado encantados con la entrevista que hiciste. ¡No tengo más que hacer que felicitarte pequeña, sabía que lo llevabas en la sangre, mi ojo no se equivoca!, así que definitivamente estás contratada.
No podía más de la impresión. ¿Alguien había llamado para felicitarme?
-Tío, ¿puedo saber quien fue el que llamó?
-Claro Liz, el manager de Michael, Frank Dileo. Me ha dicho que su representado quedó encantado por tu gran habilidad para entrevistar, y me ha hecho saber expresamente sus deseos de que seas tú la encargada desde hoy en delante de entrevistar y hacer todo tipo de informes para Jackson. ¡Oh Liz, estoy tan orgulloso de ti pequeña!, quiero que firmes el contrato ahora mismo- dijo mientras abría un cajón de su escritorio y sacaba aquel documento. Me lo entregó y sin más firmé, mientras lo que me había dicho daba vueltas en mi cabeza… ¿Michael había hecho que su manager llamara al periódico para felicitarme?, ¿Qué rayos significaba eso?
-Liz, aquí tienes un adelanto de tu sueldo.
-Gracias tío… gracias por todo.
-Pequeña ya te he dicho que no debes agradecerme. ¿Sabes cuanto te quiero verdad?
-Si George… de aquí a las estrellas- dije sonriendo con ternura al recordar aquella frase que desde pequeña solía decirme.
-Bueno Liz, ahora ve a trabajar.

Salí del despacho completamente sorprendida por aquella llamada. Así que Michael quería que yo me encargara de todo lo referido a él en el periódico. Menudo casanova... y pensar que la gente creía que era tímido.

-¡Hey Liz!- escuche gritar a Graciela- ¡Ha llegado algo para ti, te lo he dejado en tu escritorio!- termino de decir la frase con un tono bastante insinuante. ¿Qué sería aquello? Caminé lo más rápido posible hacia mi escritorio y cuando llegué me quedé helada del asombro.
Sobre la mesa había un gran, GRAN arreglo floral. Me acerqué a él y busqué la tarjeta. Esta decía así:
Elizabeth, estoy más que seguro de que conseguiste el empleo. Esta mañana leí la entrevista y me ha encantado absolutamente. Espero que nos veamos muy pronto.
Con cariño, Michael.

Mi corazón latía a un ritmo desenfrenado. Levanté la cabeza y vi a Eric observándome.
-Guau, ¿quien te mando estas flores Liz?- dijo mirando el imponente y hermoso conjunto de flores.
¿Qué se suponía debía contestarle?, “el que me mandó estas flores Eric, es Michael Jackson”. Si le contestaba esto jamás lo creería. Por lo que decidí mentir.
-No lo sé, la tarjeta no tiene nombre alguno.
-Entonces tienes un admirador secreto- aseguró con el semblante algo molesto.
-Eso creo.-respondí secamente.-Bueno Eric, debo comenzar a trabajar. Si me disculpas…
-Si, claro Liz. ¿Necesitas que te ayude en algo?
-No, gracias por preguntar- le sonreí a modo de despedida.

Me senté en mi escritorio y me dispuse a trabajar, mientras miradas curiosas me acosaban.
El resto de la tarde, intenté enfocarme en las noticias que debía redactar, pero cada vez que levantaba la vista lo primero que veía eran aquellas flores, lo que inmediatamente me ponía nerviosa. Las cosquillas en el estómago no habían desaparecido en todo el día... ¿y si realmente le gustaba a Michael?, de todas formas lo sabría, porque era más que seguro que lo volvería a ver. Nunca me había pasado algo así, nunca un chico me había puesto tan nerviosa y nunca, nunca de los nuncas un hombre había ocupado mis pensamientos casi por completo.
Ni siquiera me había sucedido esto con mis antiguos novios, los que realmente, no significaron mucho para mí.

Cuando al fin llegó la hora de salida, sabia perfectamente donde quería ir. Es así como me encaminé hacia las tiendas de ropa. Después de todo llevaba cerca de dos meses en Los Ángeles y no había ido de compras ni una sola vez, pero ahora tenía dinero, lo cual me lo permitía.
Di paso al desenfreno y entré a las tiendas que más me llamaban la atención, sin importar el precio de sus prendas. Después de un rato buscando algo que me gustara, entré en el probador y me puse un lindo vestido, que si bien era algo provocativo, mantenía su elegancia. La verdad es que me quedaba bastante bien, ya que estilizaba aun más mi figura. Revelaba gran parte de mis piernas y dejaba mis hombros al descubierto, lo que le daba un toque muy sexy. Sin pensarlo dos veces lo compré y me marché a casa.
Como siempre, Elena y Anne me esperaban recostadas en el sofá mirando la televisión.
-Hola chicas, ¡adivinen que!
-¡Conseguiste el empleo!- gritaron ambas a la vez.
-¡Si!- al decir esto, las tuve en menos de un segundo abrazándome.
-Bueno basta de abrazos. Tengo mucha hambre.
Fui a la cocina y me preparé un gran sándwich. Me senté en el comedor y las llamé.
-Chicas, a que no adivinan lo que me pasó hoy.
-¡Ya cuéntanos!- dijo Anne a la vez que me lanzaba un trozo de pan.
-Bueno…resulta que el manager de Michael llamó a George para felicitarle por mi entrevista y además pedirle que yo sea la encargada de todo lo referente a su representado.- les solté todo de una vez, con la más amplia sonrisa que podía tener alguien en el mundo entero.- ¿Qué opinan?
Sus rostros reflejaban el más absoluto asombro.
-Creo que le has gustado tanto a Michael, que se ha querido asegurar de verte otra vez- declaró Elena con una gran sonrisa llena de picardía.
-¿De verdad crees eso?
-¡Claro!, Liz es más que obvio… le has flechado-dijo haciendo caritas bobas.
-¡Ya basta!- reí.- Pero eso no es todo chicas…también me mandó un gran ramo de flores- dije al momento que sacaba la pequeña tarjeta y se las enseñaba.
-¡Este chico si que ha picado el anzuelo!- dijo Anne muerta de la risa.
-¡Hey, no te burles!
-No me estoy burlando, es la verdad.
-No lo se chicas, me cuesta creer que el se haya fijado en mi.
-Oh vamos Liz, eres muy guapa y simpática. Por lo demás, él es un chico al fin y al cabo. Que sea tremendamente guapo, sexy y famoso es otra cosa.-dijo pícaramente.
-No tienes ni que decirlo… hubieras visto su sonrisa- recordar su rostro me hacia sentir miles de sensaciones inexplicables…- O sus ojos, son tan bellos-
-¡Ya quita esa cara de tonta!- dijo Anne partiéndose de la risa, lo que provocó que me uniera a ella.
Entre risas y burlas de parte de mis bobas amigas, terminamos enfrentándonos en una guerra de comida. Pero de pronto sonó el teléfono.
-¿Hola?- respondió Elena y a continuación se acercó a mi.-un momento por favor.-
Es para ti Liz-dijo pasándome el auricular.
-¿Si?-
-Hola Liz, ¿Cómo estas pequeña?
-Muy bien tío, gracias. ¿A que se debe tu llamada George?
-Bueno, te llamo para avisarte que mañana debes estar a las 9:30 A.m. en el mismo hotel que ayer. Michael dará una conferencia de prensa, así que ya sabes Liz…debes ser puntual, recuérdalo.
-Claro tío, no te preocupes, ahí estaré. Adiós.
-Adiós pequeña.-dijo George terminando la conversación.
Dejé el teléfono en la mesa y me senté. Una crisis nerviosa me atacaba en ese mismo instante. Mañana lo vería de nuevo.





Comenta:)


11 comentarios:

MitsukiXD dijo...

ooooooooooo quedo demasiado bueno , siguela plzzzz , de vdd *.*

Nathalie dijo...

Gracias Mitsuki por comentar (:
sus opiniones son muy importantes :)

T a t i a n a. dijo...

Ooooww me gustó mucho!
Espero capítulo YA, eh :)
mira que la has dejado interesante!

Y lo repito, las periodistas estan de buenas :P

Cuidate, un beso.
Adiós!


pd: Ya está el capítulo 19 en mi blog, si puedes... te pasas por ahí. :)

Nathalie dijo...

Claro tati! ahora mismo leeré tu capi ;)
si, es verdad...quien fuera periodista :P jajajaja

daniela dijo...

Amiga :) está buenisima :) <3

Isita_mj_90 dijo...

Nathalie!! ;)

Ya me tienes por aquí jajajajaja.
Oye, ¡Me encantó! Escribes realmente bien!! :)

Estaré pendiente de a ver si subes capítulo, que si no armo yo aquí la revuelta, ¿eh? jajajaja.

¡Un besazo enoooormeee!!

Gipsy dijo...

Hola!!
nueva lectora
me ha gustado mucho tu forma de relatar
q suerte la de Elizabeth eh! xD

"Menudo casanova... y pensar que la gente creía que era tímido."
esto me ha echo reir bastante :P

super buena tu nove
estaré al pendiente de un nuevo capi
Saludos! :)

Magalí Jackson dijo...

Hi princesa!!! nueva lectora =D, me encanta la historia esta increible, aparte tu manera de narrar es extremadamente buena!! si quieres pásate por mi blog... Lo abrí hace poco soy nueva en esto ya sabes!... Espero el siguiente capitulo... Un placer leerte... Con amor..
michael-you-are-sacred-for-me.blogspot.com

Nathalie dijo...

Gipsi, Isita y Magali, me alegra mucho que les guste mi novela :) Gracias por leerla !
un beso para todas:D

Malena Malo dijo...

Ay que nervios !! comprendo a Liz , yo me hubiera desmayado de la emocion!!!. Michael siempre tan caballero y dulce ! me encanto el detalle de las flores !!! ♥♥♥ que lindo capitulo !! deberias de lanzarte a escribir un libro seguro tendrias mucho exito !

Zara Nathaly dijo...

guao gran capitulo como las anteriores :)mañana conferencia d prensa jum! aowe michael es muylindo le mando un ramo de flores ^^ jeje q bello. gracias amiga, Dios t bendiga, tkm

Publicar un comentario

Gracias por comentar :)


up