Capítulo 14








Sus ojos marrones se clavaron en los míos, mientras ambos sonreíamos embobados.
Aquella mirada simplemente me incapacitaba discernir, penetrando completamente en mi mente, ocupando cada rincón, nublándola absolutamente.
Mientras Michael subía las escaleras, mi corazón latía desaforado. Me sentía como si fuese una novia en su noche de bodas, lo que demostraba lo absurdo de la situación.

Al parecer, mi autoproclamado esclavo había hecho una exhaustiva investigación, ya que no tuvo la necesidad de preguntar frente a qué puerta detenerse.
Esperé a que él decidiera soltarme, pero para mi diversión, yo no era la única que perdía el hilo de sus pensamientos, ya que Michael parecía haberse olvidado por completo que, estando así, en sus brazos, poco podía hacer por entrar al apartamento.
-Michael- le dije sonriendo.
-¿Si?- me respondió en un susurro, mientras su atenta mirada se dirigía a mis labios.
-Creo que podría abrir la puerta si me bajaras.-
Inmediatamente sus mejillas adquirieron un suave color carmesí, aumentando así mis ganas de reír. Era asombroso que Michael, a pesar del hecho de ser una superestrella, fuera tan tímido y sencillo.
-Oh, es cierto- dijo avergonzado.
Reí por lo bajo, mientras él me liberaba de sus brazos.
Abrí la puerta, esperando que el departamento no estuviera hecho un desastre.
-Bueno, debes saber de antemano que la organización no va bien con nosotras...así que no te sorprendas si ahí dentro hay algo de desorden.
Su vergüenza desapareció tan rápido como llegó. Rió a carcajadas debido a mi comentario. Entramos a la estancia, que aun se encontraba vacía.
-Estamos solos, las chicas han salido temprano.-dije mientras dejaba las llaves en la mesa.
Me volteé para observar a Michael, quien parecía muy entusiasmado por conocer mi hogar. Inmediatamente, se dirigió con una gran sonrisa a la mesita de centro, en donde había fotografías de las chicas, de sus familias y por supuesto, mías.
-¿Son tus padres?- preguntó mientras indicaba una fotografía, volteando para mirarme.
-Ajá, ¿Cómo lo supiste?- me pareció interesante que los reconociera de inmediato, ya que ahí también había fotografías de los padres de mis amigas.
-Bueno, tu madre es casi tan bella como tú. Son muy parecidas.-
Una vez más, Michael logró sonrojarme. No tenía ni la menor idea de por qué él era capaz de cohibirme tanto con sus piropos, puesto que nunca me había pasado con los demás chicos con los que había salido. Pero claro, con Michael cada sensación era diferente.
-Supongo que gracias por eso- dije sonriéndole.-Si quieres, mientras me visto puedes ver una película o algo así.- le espeté indicando la repisa en la que habían cientos de películas y cds. La idea pareció agradarle. Se acercó al mueble y escudriñó los títulos musicales.
-Sabía que te gustaba mi música- dijo mientras sostenía en sus manos uno de sus discos, fingiendo un gesto de arrogancia.
-Bueno, lamento desilusionarte superestrella- dije riendo- pero ese disco no es mío.
-¿A no?- me miró decepcionado.
-No, es de Elena. Es una gran fan tuya ¿sabes?-
-¿Y tú, no eres mi fan?- dijo haciendo un dramático puchero.
Me eché a reír ante su tono afectado.
-La verdad es que no.- le respondí encogiéndome de hombros.- No se me da muy bien eso de enloquecer por un artista.- dije quitándole toda importancia al asunto.
-Bueno, ya veremos. Es solo cuestión de tiempo- dijo guiñándome un ojo.
-Soñar no cuesta nada- le respondí palmeando suavemente su hombro.-Aunque solo porque me agradas, compraré tu próximo disco.-dije observándolo con una mirada burlona.
-No será necesario que lo compres. Te aseguro que serás la primera en tenerlo.
Su descarada forma de coquetear provocó que las carcajadas se apoderaran de mí.
-Wow, muchas gracias. ¡No puedo creer que Michael Jackson me regalará su cd!- dije imitando a una fan histérica.
Michael se partió de la risa, sus centellantes y melodiosas carcajadas llenaron el lugar. Una vez más su bella sonrisa me dejó sin aliento. Por un momento tuve que recordarme a mi misma en donde estaban mis pulmones.
Se acercó un poco más y rodeó mi cintura con sus brazos.
-Eres tan diferente.-dijo con un extraño brillo en la mirada.
-¿A si?, espero que eso sea bueno.- dije algo confundida por sus palabras.
Rió por lo bajo, observando atentamente mi rostro.
-Claro que si tonta-dijo acomodando un mechón de cabello detrás de mi oreja.
No pude evitar exhibir una gran sonrisa. Simplemente me fascinaba que Michael me mirara de esa manera... ¿como evitar coquetearle?, si que me estaba costando trabajo.
-Entonces, ¿a dónde me llevarás?- pregunté intentando que la situación tomara un rumbo más seguro para mi cordura.
-Es una sorpresa- dijo con una sonrisa torcida, mi favorita.
-Si que estás misterioso- le acusé, mientras me liberaba de sus brazos.-Bueno, iré a ducharme. ¡No tardo!- dije caminando hacia mi cuarto.

Abrí mi armario y escogí una blusa color rosa pálido, unos jeans azul oscuro y un par de tacones que hacían juego con el conjunto. Pensé en vestirme de forma sencilla, ya que Michael llevaba prendas bastante simples.
Luego de ducharme rápidamente, arreglé mi cabello ensortijado y apliqué una ínfima cantidad de maquillaje en mi rostro, solo para disimular la palidez de mi piel.
Salí del cuarto de baño y me dirigí hacia la sala.
Escuché a lo lejos como varias voces, las cuales conocía muy bien, resonaban en el cuarto.
-¡Oh, Michael, no veas eso!- dije avergonzada, llevando una mano hacia mi frente.
En la televisión, una pequeña niña rubia, de brillantes ojos color miel, hacia graciosos movimientos a la cámara, en aquel gran escenario lleno de luces de brillantes colores, con un tierno tutù. Mientras que la madre, evidentemente emocionada aplaudía fervientemente. La música se detuvo y la pequeña niña se despidió del emocionado público con una sutil reverencia. – ¡Papi, mira el nuevo paso que me enseñó mamà!-.gritó cuando nuevamente comenzaba a bailar, pero esta vez, ante un reducido publico de tres ositos de felpa y su sonriente padre
-¡Eras tan adorable!- dijo Michael indicando la pantalla.
-¡Michael!- me quejé- ¿tenias que escoger precisamente ese video?
-¡Oh vamos!, ¡eras tan linda!- dijo mirando la pantalla, notoriamente divertido.- ¿Eres bailarina?- inquirió observándome asombrado, con aquellos ojos avellana relucientes de curiosidad.
-Sí.- contesté ante su sorprendida mirada.- ¿recuerdas que te conté que mi madre es bailarina?
-Claro que lo recuerdo- contestó con una gran sonrisa, contemplándome como si yo fuera la séptima maravilla del mundo.
-Bueno, desde pequeña le imité.-dije riendo bajito.- Siempre la admiré mucho y por ello comencé a bailar.
-Wow- dijo volviendo su atención al televisor.- Eres absolutamente maravillosa Liz.
Reí por lo bajo, mientras preparaba café para ambos.
-¿Tienes uno de estos más reciente?- dijo indicando los videos.
-Creo que si...- dije dubitativa, ya que Michael al escuchar mi respuesta se lanzó de lleno a revolver los videos de la repisa, en busca de su objetivo- ¡un momento!, para qué quieres ver eso Michael...-dije avergonzada.
-Solo quiero verte bailar- dijo mirándome con la expresión más inocente que pude haber imaginado. Michael era absoluta y completamente un manipulador, y lo que es peor, me manejaba a su antojo.
Mi oposición no llego muy lejos, ya que después de aquella vil treta de su parte, mi voluntad se hizo añicos.
Michael sacó precisamente el video de mi último show, en el cual había bailado junto a mi madre, con motivo de mi despedida hace un par de meses atrás. Me entretuve preparando el desayuno, ya que no me apetecía para nada verme a mi misma en la pantalla. No pude comprender la fascinación que Michael demostraba por aquellos videos, dado que de seguro él había visto cientos de bailarines mejores que yo, pero aun así me agradó observarlo divertirse como un niño maravillado por su nuevo juguete.
-Me pregunto con qué me sorprenderás ahora- dijo de pronto, mirándome con aquella sonrisa que tanto me gustaba.
-Bueno, aun no has visto nada- le respondí con un engreído y dramático gesto.
-Hablo en serio Liz, realmente eres mucho más de lo que esperaba encontrar.- declaró acariciando mi mejilla. Solo aquel contacto logró erizarme la piel, desencadenando una serie de descargas eléctricas por todo mi cuerpo.
Llevé el tazón hacia mis labios, intentando disimular mi súbito nerviosismo.
¿Qué rayos me pasaba?, ¿por qué me sentía como una adolescente enamorada por primera vez?, ¿por qué las mariposas no dejaban de revolotear en mi vientre?
Observé aquellos ojos que me hacían perder el aliento, y encontré rápidamente la respuesta. Michael era totalmente diferente a todos lo demás y había logrado volverme loca en tan solo unas semanas. Con el simple hecho de mirar la pureza de sus ojos podía darme cuenta de que él era el hombre con el cual había soñado tantas veces.
-Bueno- dije al fin, apartando el tazón de mis labios, ya que él parecía esperar una respuesta- tú también eres mucho más de lo que esperaba encontrar.- le confesé imitando sus palabras.- Nunca imaginé que fueras así, ya sabes...tan...
-¿Normal?- dijo interrumpiendo mis palabras.
-Sí, normal.- reí- Me refiero a que...no lo sé, quizás esperaba a alguien engreído y arrogante. Pero resultaste ser todo lo contrario. Eres el chico más dulce y gentil que he conocido- y  también el más guapo, pensé.
Guardamos silencio por algunos segundos, mientras él mordía sutilmente su labio inferior. Por su expresión pude deducir que algo daba vueltas por su mente.
Con cierto nerviosismo se acercó lentamente a mi, lo que provocó que me quedara petrificada, observando atentamente su rostro, que segundo a segundo se encontraba más cerca del mío.
Por un momento creí que la habitación estaba ardiendo, pero me percaté de que era yo la que estaba hiperventilando. Mi corazón latía desenfrenado, queriendo saltar de mi pecho.
Sus ojos penetraban en los míos, con aquella mirada hipnotizarte, que derribaba todas mis defensas y oposiciones. Me resigné a la fuerza que su cercanía ejercía sobre mí, entregando mi voluntad por completo.
Pero cuando sus labios se encontraban a escasos centímetros de los míos, estos desviaron su dirección, depositando un dulce beso en mi mejilla.
-¿Vamos ya?, si no salimos de aquí pronto no podré llevarte al lugar que quiero.- dijo sonriendo, conciente de mi reacción ante su cercanía.
¿Qué era lo que pretendía?, ¿probar mi resistencia a sus encantos acaso? Sí, precisamente eso era lo que me daba a entender aquella mirada traviesa, excitada por la victoria.
-Claro- le respondí poniéndome de pie.
Intenté normalizar mi pulso, procurando inhalar y exhalar de manera continua.

Salimos del apartamento y aquel coche negro se encontraba esperándonos.
Durante todo el camino, no conseguí tranquilizarme del todo, ya que mis nervios habían quedado irremediablemente destrozados después de tal impacto.
Sus labios habían estado solo a unos centímetros de los míos, casi había probado el sabor de su boca, por poco había caído en el hechizo.







Comenta !:)

7 comentarios:

Kelly dijo...

Michael es malvado! O:
Se acerca tanto para después apartarse!
Cualquiera muere en ese momento! xDD

Hahaha gracias por seguirla.
Besos :D

Malena Jackson dijo...

Esta novela me fascina !! te felicito Nathalie realmente eres muy buena escritora, esta novela te mantiene intrigada... cada vez que termino un capitulo ya estoy pensando cuando llegara el siguiente !! seria fabuloso que hicieras un libro ! tienes muchisimo talento y asi podria "deborar" tus historias en cuestion de pocos dias !! esta novela es magica... como Michael ! no puedo explicar con palabras lo que siento al leerla solo puedo decirte eso, es magica ! quedo a la espera de un siguiente capitulo ! felicidades ademas el blog es hermoso realmente hermoso !

JuliaGo... dijo...

¡Dios!
¡Que me ha encantado!
A punto el beso! :O
Espero que muy pronto este par de tortolitos acepten que están perdidamente enamorados el uno del otro.
Estoy oficialmente desesperada por leer el siguiente capítulo. Me has dejado intrigada.
Espero puedas actualizar pronto.
Muchos besos!

MitsukiXD dijo...

oooo , q es travieso michael xD, estuvo bueno, me gusto =3.
Sigue asi!
quiero ver el prox :D

Neishka Jacksonera dijo...

Si que me encantó!!!
Sigue así que eres muy buena escribiendo novelas :)..Deberian de ponerte a escribir una telenovela por t.v. porque en verdad que escribes unas novelas realmente fascinantes!! Me encantó, me fascinó este capítulo aún simpre todos los capítulos me fascinan xD... Eres tan mala! Siempre me dejas con la intriga :P.... La verdad que tienes mucha creatividad escribindo novelas...es que, tú las escribes de una manera emocionante, de una manera que las lectoras como yo se sienten dentro de la novela y sienten que son las protagonistas por que las transportas dentro de la novela y eso hace que la novla sea única y mágica....Me fascinó esta novela desde la primera vez que la leí y me seguirá fascinando siempre...Ojalá y nunca se acabe la novela..... Eres una de las mejores escritoras que conosco y esta es una de las mejores novelas que he leído en toda mi vida...En serio que gracias por escribirla, siempre te estaré muy agradecida por compartir todas tus fantacias con nosotras. . . . . .SIGUELA!!! Estaré muy pero muy pendiente de que la escribas!! Si la puedes escribir ahora por favor HASLO!!!!Si la escribes ahora te lo voy a agradecer infinitamente :D..Porfizzz!!! Es que está tan emocionante e intrigante que huuuuyyy!!! Me dejo en suspensooo!! Me tenté xD...SIGUELA AHORA PLEASEEEEE!!!;D Tkm!!!:*.

'Karla'Solorza'Jackson dijo...

OMG *-*! aaw A punto del beso tan esperado *o*!
Nathalie, amo como escribes. Me encanta como representas a Michael en cada capítulo, amo esa coquetería característica de el en la Nove ♥
La vez que hablamos por facebook y supe que tu escribías la nove te dije que amaba tu novela! ♥
Escribes hermoso, eres una excelente escritora. Deberías hacer un libro con todas las novelas que crees... Yo te lo compraría sin pensarlo xd
Bueno, besitos *-*!
TeQuiero♥

Carla~♥... (soy La chica gritona y escandalosa en el concierto this is it xDD)

Shannia dijo...

ENSERIO ME TIENES CON LA BABA GUINDANDO...ME VUELVE LOCA ESTA NOVELA...SOY  ADICTA A ELLA Y LO CONFIESO...A MUCHA HONRRA...SI BIEN ES CIERTO CASI NO COMENTO..PERO ES QUE DEJO CARGADAS LAS PAGINAS CON LOS CAPIS PARA VER DE UNA...Y EL INTERNET ES MAL....TONS PASO..DE LARGO...PERO TE JURO..QUE MUERO...DE A POQUITOS CADA QUE LEO... TE FELICITO...GRACIAS..
MICHAEL ES EL AMOR DE MI VIDA....DIOS SABE QUE SI...DESDE Y PARA SIEMPRE.. 

Publicar un comentario

Gracias por comentar :)


up